Emaús: Cleofás y el otro discípulo… ¿o debemos decir discípula?

(Reflexiones sobre la Resurrección del Evangelio de san Lucas 24,13-35),

3er. Domingo de Pascua

El evangelio de este domingo narra la aparición de Jesús a los discípulos de Emaús. El evangelista Lucas menciona que uno de ellos se llamaba Cleofás, sin embargo nada menciona acerca de su compañero. ¿Quién puede ser ese discípulo anónimo? Leyendo el evangelio con atención es factible hacer dos suposiciones.

a) Podemos pensar que no se trata de un discípulo, sino de una discípula. Efectivamente, quien acompaña a Cleofás podría ser una mujer. Esto lo pensamos porque permanece en silencio durante todo el pasaje, algo normal en el mundo judío, pues las mujeres no solían hablar con desconocidos. Además, analizando el evangelio descubrimos que a san Lucas le gusta presentar parejas: Zacarías con Isabel, José con María, Simeón con Ana, Simón el fariseo con la mujer del perfume, un varón que pierde una oveja con una mujer que pierde una moneda. Por tanto, no sería extraño que a Cleofás le acompañe una mujer. 

b) También podemos pensar que Lucas ha dejado en el anonimato al otro discípulo con algún propósito evangélico: ¿pretendía que cada uno de nosotros caminemos al lado de Cleofás para escuchar a Jesús que nos explica las Escrituras? 

Cualquiera de las dos posibilidades es válida. Les invito a que este domingo pensemos sobre el lugar que ocupamos dentro del evangelio. También les invito a que pidamos al Señor que nos permita sentir su presencia aún cuando no lo reconozcamos; pidamos también que nos abra el entendimiento para comprenderlo; pero, sobre todo, pidamos que nuestro corazón arda cuando estamos en contacto con su Palabra. En verdad es alucinante sentir el calor abrasador de nuestro Señor.

P. Antonio G Escobedo Hdz, c.m.

Colabora con nosotros

La Congregación de la Misión es una organización sin ánimo de lucro que busca evangelizar a los más pobres y colaborar en la formación de futuros sacerdotes

Cómo puedes ayudar

Ora por nosotros

La oración es lo que más necesitamos. Pide al Señor que podamos entender la Misión que tiene reservada para nosotros

Enviar un donativo

Cualquier granito de arena que nos envíes es un regalo inmenso. Escribe un email y te diremos cómo ayudarnos: aescobedoh@gmail.com

(P. Tony Escobedo c.m.)

Regala una beca

¿Te interesa ayudar en la formación de los futuros sacerdotes? Contáctanos para que puedas ayudarnos

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: